La Sangre Derramada De Los Pueblos Originarios Por La Liberación Del Imperialismo Español

Bicentenario Del Éxodo Jujeño

El Éxodo Jujeño, o el Jujeñazo, organización popular que en 1812 permitió la continuidad de las guerras de la independencia contra el poder colonial, cumple 200 años en la que la participación de los pueblos indígenas es innegable.
  • 23-08-2012
  • Imprimir
  • (3)
  • (0)
  • Agrandar texto
  • Agrandar texto
  • (913 lecturas.)
  • Compartir
  • Compartir
  • Compartir

Por Admin Admin

200 Años del Exodo Jujeño
200 Años del Exodo Jujeño

-En el éxodo jujeño como en otras gestas en la historia de argentina la participación de libertarios indígenas fue negada por la historia oficial, que le daría otro lugar en la historia para poder negar su existencia. Los ejércitos de liberación contra el imperialismo español estuvieron integrados como en el ejército del Norte con la imprescindible participación de combatientes originarios  de los pueblos Charruas, Qom, Mapuche,Diaguitas, Omahuacas , Kollas, Atacamas, Tilcaras, Tastiles, Tilianes,Guaranies , entre otros pueblos que pusieron dignidad, honor y sangre a los sueños de liberación del yugo opresor imperial.

Las batallas por la independencia del imperio español produjo el éxodo Jujeño, como se denomino  a la retirada hacia Tucumán emprendida por el Ejército del Norte, comandado por el general Manuel Belgrano y la población de San Salvador de Jujuy que evacuó la ciudad completa y sus campos. Tuvo lugar el 23 de agosto de 1812, ante el avance de las tropas realistas provenientes desde el Alto Perú.

La orden especificaba que la retirada debía dejar sólo campo raso frente al enemigo, de modo de no facilitarle casa, alimento, ganado, mercancías ni cosa alguna que le fuera utilizable. Los cultivos fueron cosechados o quemados, las casas destruidas, y los productos comerciales enviados a Tucumán. El rigor de la medida debió respaldarse con la amenaza de fusilar a quienes no cumplieran la orden.

La estrategia militar acompañada por la voluntad del pueblos significo un paso importante para la liberación de la opresión española luego de 1812 parte de la historia es conocida la otra ha sido como este hecho tergiversada por la historia oficial argentina.

Los Tatitos jujeños, un batallón de indígenas que sobrevivió a la lucha

Una prueba de que existió participación de indígenas jujeños en las guerras de independencia es la supervivencia, por lo menos hasta 1827, de un batallón, Los Tatitos, según afirmó el escritor indígena Sixto (Toqo) Vázquez Zuleta.

En diálogo con Télam, el destacado escritor y director del Museo Indígena de Salta, de visita en San Salvador de Jujuy, señaló que en la Argentina “los pueblos originarios se han visto marginados de la historia” por lo que su misión “es emparejar el terreno” para hacer visibles a todos los actores.

“Mi forma de participar en el Bicentenario del Exodo Jujeño es visibilizar a los más silenciados de esta historia: los indígenas”, dijo el escritor y maestro rural de la Quebrada de Humahuaca, donde por años recogió testimonios de la tradición oral de los pueblos originarios de la región.

“Forzados por los curas, corregidores y `defensores`, cuando no por la simple y llana imposición de la fuerza por parte de los ejércitos combatientes, en más de una ocasión, los indígenas fueron inducidos a respaldar a las tropas que ocasionalmente ocuparan su territorio, durante las guerras de la independencia”, explicó Vázquez Zuleta.

Por ese motivo, durante el Éxodo Jujeño, “muchos de ellos que trabajaban como peones en las haciendas -como eran parte de ellas- fueron los que cargaron con las pertenencias de los amos; en tanto, los que vivían fuera de esos campos, desprovistos de bienes, `no tenían nada que llevarse`, y se perdieron en los cerros durante la retirada”.

Por ello, señaló, “como en el resto de la población andina, también entre los indios hubo realistas y patriotas, si bien fueron mayoría los que intentaban liberarse de la monarquía española”.

Como no hay fuentes fidedignas sobre la forma de participación de los aborígenes en la contienda militar, Vázquez Zuleta utilizó la analogía con la descripción que hace el historiador boliviano Roger Mamani.

“Para 1812 la región del Alto Perú ya estaba ampliamente poblada, y tenía necesidad de protegerse contra los avances del rey. Mamani relata que las incursiones realistas fueron sangrientas, por ello los indígenas optaron por el partido de la libertad y de los patriotas pues ellos les aseguraban la promesa de tenencia de sus tierras”, dijo el escritor de Humahuaca.

Sin embargo, aclaró que lo que movilizaba a los originarios era “el amor por la madre tierra (la pacha) con quien esos pueblos establecen un vínculo afectivo, muy distinto al de la ocupación y posesión de las tierras de los occidentales”.

Está documentado que un batallón de indios puneños y quebradeños subsistió en las filas del ejército argentino hasta pasada la guerra de la independencia. Alrededor de 1825, el gobernador de Salta, general Juan Antonio Álvarez de Arenales, dio forma con los nativos de la Quebrada y Puna, al regimiento Nº 5 de infantería, que fue distinguido por su valor y coraje en la batalla de Ituzaingó, el 20 de febrero de 1827.

En esa batalla, la victoria pudo lograrse, entre otros factores, por la decidida acción de los "Tatitos jujeños" que con ese apelativo pasaron a la historia patria.

“Los historiadores no hacen ninguna referencia al papel que tuvieron los indígenas en la epopeya de la independencia. Se ha investigado la proporción de soldados negros no así la de soldados indígenas”, dijo el investigador.

La historia de la región ha mostrado el papel de la caballería en las luchas por la independencia especialmente en la llamada “guerra de guerrillas”, en la que "diferentes grupos de patriotas, día a día, lucharon por el ideal de hacer de nuestro territorio una patria libre, independiente y soberana", destacó.

"Se resalta el rol que tuvo especialmente el gauchaje, que conocía muy bien el territorio. Sin embargo, se soslaya que los gauchos, es decir los hombres de a caballo que hacían las faenas campestres, en su mayoría eran originarios que se enrolaron o fueron enrolados en las filas patriotas".

 

 

 

 


Fuente: CCAIA/TELAM