Armas Silenciosas

La Manipulación Informativa Y El Manoseo Político De Clarín Con Los Pueblos Indígenas.

"Cabe la posibilidad de que la estrategia vaya más allá: evitar que el Gobierno Nacional y los Pueblos Indígenas realicen el mencionado Relevamiento Territorial y constituyan la Propiedad Indígena Argentina de una vez por todas"
  • 31-07-2012
  • Imprimir
  • (7)
  • (2)
  • Agrandar texto
  • Agrandar texto
  • (841 lecturas.)
  • Compartir
  • Compartir
  • Compartir

Por Admin Admin

La Manipulacion y Uso del Monopolio de los Derechos Indigenas
La Manipulacion y Uso del Monopolio de los Derechos Indigenas

El diario Clarín de Ernestina Herrera de Noble conducido el CEO del Grupo, Héctor Magnetto publicó el último fin de semana una nota titulada "Tierras indígenas: se gastaron $ 24 millones en un relevamiento que no se hizo", aludiendo a un supuesto gasto que el Instituto Nacional de Asuntos Indígenas no ha realizado.

A esta altura no llama la atención  la utilización de titulares y tapas del grupo mediático como estrategia de una abierta oposición política e ideológica contra el gobierno nacional, lo que si resulta irrisorio y sospechoso  es que lo haga utilizando a los Pueblos Originarios como caballito de batalla en su cruzada contra el gobierno.

Tampoco es una novedad la relación del Grupo Clarín con la última dictadura militar, caracterizándola como “gobierno”, justificando el terrorismo de Estado y alabando a Videla, con quién su dueña aparece en fotos  brindando en la inauguración del edificio del diario. Tampoco es desconocida la sociedad que los diarios Clarín, La Nación y La Razón celebraron con la dictadura militar para crear Papel Prensa, el gran monopolio del papel en Argentina desde entonces.

Así como el nuevo continente constituyó el capital inicial de la empresa capitalista occidental, las tierras robadas a fuego de los rémington durante las campañas militares al Gran Chaco y la Patagonia (Masacre de Napalpí- Matanza de Rincón Bomba- Campaña del Desierto, etc.) constituyeron a los grupos económicos locales con la distribución del botín: enormes extensiones territoriales que aún hoy están en juego

Por eso es pertinente preguntarse ¿A partir de cuándo le interesa a Clarín conocer la situación dominial de las tierras que ancestralmente ocupan los Pueblos Originarios?

¿Desde cuándo al diario Clarín le interesa saber como viven los Pueblos Indígenas? Es obvio que este tipo de publicaciones solo busca hacer ver ante la sociedad un adversario político que no existe para el gobierno nacional. El matutino (una vez más) lleno sus párrafos de errónea  información citando fuentes falsas.

El punto sin embargo es la utilización política que el diario hace de los Pueblos Originarios y en todo caso cabe preguntarse por qué pretende Clarín que el Gobierno y los Pueblos Originarios estén enfrentados. En los últimos años las informaciones publicadas solo han sido para mostrar a los Pueblos Indígenas como opositores al gobierno, ha utilizado la sangre de Roberto López y de Javier Chocobar, y han apoyado abiertamente el paro de las patronales del campo, que son los históricos apropiadores de las tierras indígenas y los históricos explotadores de su fuerza de trabajo. Por eso, cabe la posibilidad de que la estrategia vaya más allá: evitar que el Gobierno Nacional y los Pueblos Indígenas realicen el mencionado Relevamiento Territorial y constituyan la Propiedad Indígena Argentina de una vez por todas.    

Pese a no haber logrado aún el grado de incidencia política que los Pueblos Indígenas exigen, han acompañado el proceso de Recuperación de Derechos iniciados en el 2003, sobre todo a partir de la pulseada con esos sectores que se opusieron a la resolución 125. Los pueblos Indígenas a través de sus comunicadores han militado la Ley 26.160 sancionada en el 2006 que impulsa el  Relevamiento Territorial que se está llevando a cabo y busca frenar los desalojos. Lo que  el diario Clarín no menciona es que la mayor resistencia a la firma de los convenios para la realización del relevamiento ha estado en los gobiernos provinciales que tienen una mayor tradición colonial, mayor afinidad con los intereses ideológicos de Clarín y en las que los Pueblos Originarios sufren las mayores vejaciones.

La última elección en la que la actual mandataria obtuvo el 54% de los votos también estuvo acompañada por una amplia mayoría, sí mayoría a pesar de que no le guste a muchos, de integrantes de los Pueblos Indígenas que entienden, como la mayor parte de Argentina, que la pelea hoy no es con el gobierno sino con los grandes terratenientes y grupos económicos de los que el diario Clarín es vocero y socio.

Hoy la discusión sin ninguna duda es la tenencia de la tierra, sí, la redistribución de la tierra, ese territorio que fue robado por los Roca, Mitre, Martínez de Hoz en el siglo XIX y que continúa en el siglo XXI. La ley de Relevamiento Territorial es una primera etapa que se inició con el gobierno de Néstor Kirchner para devolverle la tierra a quienes pertenecen, es por ello que la utilización de un tema tan sensible para los Pueblos Originarios causa indignación, repudio y alerta.

Clarín y los intereses que representan están perdiendo la pelea política y no tendrá códigos políticos a la hora de golpear al gobierno, sabe que la pelea es a todo o nada, que hay un pueblo que acompaña a la presidenta como la acompañan los Pueblos Indígenas que saben que o se avanza con este gobierno o se retrocede y se pierden los derechos adquiridos a manos de un probable gobierno que represente los intereses de los mismos que saquearon los territorios indígenas.

Clarín ha sido y es uno de los motores ideológicos junto a La Nación de la invisibilización que hizo la historia de los Pueblos Originarios, la desinformación y manipulación ha sido una de las estrategias que han usado a lo largo de su historia.

Clarín tiene un límite, es el 7 de diciembre, sabe que los Pueblos Originarios acompañamos la total implementación de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual que permitirá escuchar a todas las voces, incluso la de los Pueblos Indígenas para impulsar la vigencia de todos sus derechos Políticos, Sociales, Culturales y Económicos. Hoy los Pueblos Indígenas tienen necesidades producto de la deuda histórica, pero también tienen Memoria y Dignidad y están dispuestos a salir a la calle para que se cumpla la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual porque entienden que sigue siendo la madre de todas las batallas.

 


Fuente: CCAIA