Yo pregunto:¿Dónde estaba Clarín cuando asesinaron a Chocobar?

Clarín, kaylatueymi (tú mientes)

En estas últimas tres décadas de democracia se han vivido diferentes modelos de país y con ello diferentes tipos de políticas de cara a los pueblos originarios que habitan en Argentina.
  • 29-07-2012
  • Imprimir
  • (3)
  • (0)
  • Agrandar texto
  • Agrandar texto
  • (540 lecturas.)
  • Compartir
  • Compartir
  • Compartir

Por Admin Admin

Clarin Miente
Clarin Miente

 En estas últimas tres décadas de democracia se han vivido diferentes modelos de país y con ello diferentes tipos de políticas  de cara a los pueblos originarios que habitan en Argentina. Lo cierto es que, más allá de la creación del Instituto Nacional de Asuntos Indígenas –INAI– durante el gobierno de Alfonsín, mediante la promulgación de la Ley nacional 23.302, la adhesión al Convenio 169 de la OIT durante la Alianza –Ley nacional N° 24.071– y la inclusión en la Constitución Nacional del articulo 75 inc. 17 durante la década menemista, los pueblos originarios no gozamos de la aplicación plena de estos derechos. Es más, fue durante las décadas del '70, '80 y '90 cuando se profundizó el avasallamiento sobre nuestros territorios tradicionales. Todo esto impulsado no sólo por las políticas de los gobiernos mencionados sino por sectores como Clarín.


Hay que ser claros acá, hay actores fundamentales para poder garantizar este despojo: una justicia adicta, poderes políticos nacionales y provinciales corruptos y una invisibilización mediática, justamente con todo lo que vino a terminar este gobierno en los últimos nueve años. ¿Es casualidad que Clarín se preocupe ahora por los pueblos originarios? ¿O será una nueva intentona desestabilizadora del multimedio?


Raro es que el que defendió a capa y espada a la patronal sojera, la misma patronal que despoja de sus tierras a los pueblos originarios, como ocurre en Santiago del Estero y Salta, la misma que se quedó impunemente con Papel Prensa en confabulación con Martínez de Hoz, uno de los protagonistas claves de la concentración de tierras en la Patagonia, financiando el genocidio Mapuche, salga hoy a plantear la importancia de un relevamiento que seguramente va en contra de sus intereses.


Pero más que nada fijémonos lo que ha sucedido en estos últimos nueve años. Se han efectivizado derechos declarados con anterioridad e incumplidos y se ha generado nueva jurisprudencia; se ha puesto de relevancia la representación política que los pueblos nos damos en base a nuestras organizaciones territoriales, siendo este gobierno protagonista en la transformación de un “sistema” que de por sí es excluyente (Asignación Universal por Hijo, Jubilación No Contributiva, entre otras).


La promulgación de la Ley 26.160, en un contexto de desalojos y extranjerización de nuestros territorios, viene a iniciar una discusión sobre un problema silenciado y relegado por todos los gobiernos anteriores. Esta ley, con la emergencia que dicta, nos da la posibilidad de visibilizar nuestra permanencia en el territorio y dar cuenta de los procesos de despojo que nos fueron llevando a la situación  de ocupación actual. El simple hecho de que se promulgue una ley que contemple los usos tradicionales que cada pueblo practica sobre su territorio, da cuenta de que por primera vez un gobierno visibiliza otras realidades de la sociedad que contiene y lo generan. Todo esto da cuenta de un gobierno que genera instancias de participación para la construcción colectiva de un proyecto de sociedad inclusiva, plural y justa.


No podemos dejar de hacer referencia a la inclusión en el Código Civil de la Propiedad Comunitaria, algo que fue largamente reclamado por nosotros, más allá de que un par de abogados financiados por ONG internacionales, con la cuota de descreimiento que hay en ellas, hablen o fundamenten por nosotros en su contra. Si quieren saber lo que los pueblos pensamos pregúntennos a nosotros. No creemos ni en interlocutores ni en figurines que están más para un álbum que para representarnos.


Los avances que hay en el reconocimiento a nuestros derechos como pueblos originarios son sin duda fruto de la lucha social que hemos tenido, pero también es igual de valiosa la decisión política que este gobierno asume para efectivizarlos.


Es innegable la activa participación que ha tenido este gobierno cada vez que se ha vulnerado un derecho o se ha cometido un crimen, denunciándolo y hasta participando en la querella, como en el caso de nuestro hermano Chocobar; y que cuando ha tenido que ir a dar explicaciones, como en el caso de la Comunidad Qom La Primavera, se ha presentado ante la Corte Suprema de Justicia. Es por ello que nos parece infundado y totalmente descabellado manifestar que este Gobierno Popular sólo hace bandera de esto. Es más, yo pregunto: ¿dónde estaba Clarín cuando asesinaron a Chocobar? En la marcha que organizamos el 13 de octubre del 2010 por las calles de Capital Federal, no estaba.


Por todo esto, como Mapuche, le digo sinceramente a Clarín y sus periodistas: KAYLATUEYMI! !TÚ MIENTES!.

(*) Consejero Mapuche en el Consejo de Desarrollo de las Comunidades Indígenas de la provincia de Río Negro (Zona Andina). Parlamento Mapuche de Rio Negro


Fuente: Diario Tiempo Argentino